Imagogima

Un lugar donde posar tus ojos y tus dedos, dejando lo que traigan consigo, y llevándose el resto.

25 octubre 2006

Diario de Nemón, 2079 o el misterio de la vida.

2 de Septiembre.

Tengo la suerte de amar el conocimiento, de resultar un ser inquieto en sí mismo... o al menos así me lo parece a mi. Este diario, por ejemplo, es consecuencia de ello. Hay muchas cosas que todavía me pregunto y me gustaría saber y observo el mundo que me rodea como si detrás de cada cosa que lo forman se escondiera un gran misterio imposible de descifrar finalmente. Soy un ser curioso, conducido por un sentimiento interior de búsqueda, que en el fondo quizá se puede ver como una necesidad de trasnsformación continua.

Es una suerte ser así para los días que corren... ¡claro que... esto... depende de quien lo mire!. Yo me considero afortunado dada la situación general, pero por lo que observo en los demás, para la mayoría sería algo bastante indeseable y por así decirlo, un destino lamentable.

Mi abuelo también escribía un diario y de su generación ya eran pocos los que lo hacían. Él y mi padre nunca se entiendieron bien y este último le tenía prohibido que me enseñara aquellos cuadernos de papel (entonces aún escribían en cuartillas fabricadas de celulosa) que mi abuelo fue componiendo desde su juventud, de forma muy espaciada pero constante, a lo largo de su vida. No abstante así, siempre encontrábamos momentos para escudriñar en aquellas hojas manchadas de tinta, como los viejos documentos de la historia. Es curioso, pero siempre he pensado, incluso desde pequeño, que a mi padre le disgustaba el que yo viera aquellos escritos por si me daba a mi también por ponerme a escribir de ese modo, temiendo por ello que pudiera nacer en mi un afán creador.

Mis abuelos pertenecieron a una de las últimas generaciones a las que les tocó vivir todavía aquel dicho popular (ahora tan extraño) de "ganarse la vida" y supongo, que, como muchas personas de su edad, nunca ha sabido adaptarse bien a los radicales tiempos que vinieron después. Mi padre en cambio nació ya cuando las medidas globales de asignación vitalicia (lo que en la universidad llaman las Asignaciones Materiales Personales de por Vida) llevaban funcionando algunos años, por lo que nació ya plenamente integrado en el sistema actual de vida. Supongo que las dos situaciones tan distintas en las que se criaron cada uno de ellos determinaron mucho su actitud con respecto a la vida y la capacidad de acción que frente a éstepuede demostrar el ser humano.

Yo me considero en cierto modo heredero de ambas actitudes y creo que no he desarrollado en extremo ninguna de ellas y que ambas viven en mi en un equilibrio que genera una forma de ser distinta a la de ellos. De todas formas, por lo dicho hasta ahora se puede percibir una mayor identificación con mi abuelo, aunque también es cierto que he discutido mucho con él sobre varios temas. Por ejemplo; inisistía una y otra vez en su idea de que (¡y la verdad es que ejemplos y razón no le faltaban!) si el ser humano no tenía nada por lo que luchar, ninguna meta, ninguna necesidad vital que cubrir... entonces dejaba de ser un ser humano y de querer vivir (y lo cierto es que en los últimos 30 años el íncide de suicidios ha aumentado considerablemente) Aún así, nunca le oí que argumentara directamente en contra de la ley de Asignación Vitalicia (ley en la que por otra parte, toda su generación puso grandes esperanzas para la humanidad) Yo le argumentaba que el hombre sería capaz de sacar de dentro suyo esa sed de conquista, de superación, esas metas que necesitaba para espolear su vida y que era absurdo suponer que todo ello surgía de un enfrentamiento con la naturaleza o con la sociedad. Él nunca estubo deacuerdo conmigo. Cuando yo hablaba así se sonreía y guardaba silencio y yo entendía en ello que necesitaba de la vida para darme cuenta de que en el fonde él llevaba razón.

Con mi padre discuto más amenudo, aunque muchas veces siento que ni si quiera hay diálogo por lo que cada vez las discusiones son más raras. Mi madre en cambio, aunque viene a reforzar la opinión de él en muchas cosas tengo la sensación de que me deja participar mucho más y de que entiende gran parte de mis inquietudes. Pero supongo que en el fondo siente un temor por mi futuro y por ello no las alienta en absoluto e incluso trata de achicarlas siempre que puede.

La opinión de mi padre podría resumirse, desde mi punto de vista en: las instituciones y la industria del ocio pueden aportar todas las emociones y las distracciones fundametales para llenar la vida de las personas, alejándoles del tedio, el aburrimiento y la apatía y todas las enfermedades psicomotoras surgidas de éstas que lastran la sociedad.

Esta sería su opinión de la sociedad. Naturalmente mi padre ascendió por "motivación propia" sin ninguna necesidad de ello, para beneficio de la sociedad y de la felicidad de sus individuos, logrando realizarse y a la vez cumpliendo un cometido fundametal en la sociedad. En realidad es uno de tantos trabajadores que ocupa un puesto simbólico en la sucursal estatal de una de las mayores multinacionales del ocio y el entretenimiento, conocida popularmente como "Siglo XIX"


10 de Septiembre

Mis aspiraciones son sencillas. Yo quiero seguir estudiando toda la vida... leer, ir a exposiciones, videografias, olografías, espacios virtuales... ampliar cada vez más mis horizontes y... llegado el caso, si me apetece, si me viene así... ¿por qué no?... crear también ... aportar mi visión de las cosas... formar parte de la riquísima memoria cultural de la humanidad.

No tengo porque hacer otra cosa si eso es lo que quiero, nadie me puede obligar. Yo quiero una vida sencilla, con lo indispensable para subsistir. Si alguna vez me veo necesitado de algo... algún material adicional, quizá el deseo de emprender un viaje... algún evento cultural fuera de lo normal (¡siempre al márgen del circuito de Siglo XIX, claro!) pues bueno, en ese caso tendré que ceder un poco, trabajar en algo, pero sólo temporalmente, hasta que consiga el dinero suficiente para poder adquirir lo que necesito para continuar mi formación (que bien mirado siempre será poco) Además, hay muchos servicios culturales grátis y que la gente apenas aprovecha y sólo con ellos uno ya puede seguir su formación por un tiempo bastante prolongado. Bueno, en cualquier caso ya he decidido que será así y que haré lo que sea necesario llegado el momento pero siempre teniendo en cuenta que será de forma temporal. Por lo demás, y digan lo que digan los otros, me basta con mi asignación vitalicia para vivir y no necesito invertir el resto de mi tiempo en sus absurdas tareas burocráticas, de ingeniería o de la creación y dispensación de ocio ¡me es igual que me traten de mendigo o que piensen que soy otro enfermo de abulia... o peor aún, uno de esos pensadores creadores que se bastan así mismo! Y bueno, por lo que respecta a la posición social, a los bienes materiales, al acceso al ocio... pueden temer por mi, pero yo no necesito nada de eso ¡no entiendo como la gente se afana de esa manera, busca trabajo, empeña su tiempo y su vida para tener más cosas y mejores, para poder asistir a entretenimientos cada vez más upsurpadores de su persona, para poder aparentar delante de los demás y no sentirse menos que otro... ¡que vacios, que pobres, que miserables me parecen todos en el fondo! Les compadezco pero no puedo hacer nada... ellos lo eligen. Pero no quiero entrar con este asunto ahora.

No obstante, como acabo de recordarlo contaré una anécdota de esta mañana que tiene algo de relación con lo que estaba diciendo. Se rumorea en la universidad que uno de los estudiantes de intercambio ha participado en el proyecto Programa, puede que se trate del chico rubio de la clase de Física (ya me enteraré bien) El caso es que al enterarme (por cierto que puede muy bien ser falsa toda la información) he pensado en todo esto. Pues yo me pregunto, ¿qué interés puede tener alguien en conocer toda la sabiduría del ser humano de golpe y de repente sino para servirse de ella? Yo creo que, teniendo tiempo como tenemos, tiempo enteramente para nosotros, para hacer lo que nos venga en gana sin pasar necesidad de nada, ¿qué mejor que dedicarlo al aprendizaje de todo aquello que queremos aprender, qué nos interesa? ¿Acaso hay otra cosa que hacer? ¿Y lo fascinante que es el proceso de ir dándote cuenta de las cosas... poco a poco, observando, experimentando por ti mismo? ¿Acaso no se pierde todo eso esa persona? Bueno... estoy fantaseando, desde luego... en el mejor de los casos es insospechado el resultado de semejantes pruebas... lo curioso del asunto es que es el primer caso del que se tiene noticia (si es que es cierto) entre la gente digamos.... corriente o de fijada asignación. Hasta ahora se hablaba del proyecto Programa con intenciones logísticas y de mejoras de las tecnologías, quizá también en el campo de la exploración espacial y de la salud... pero siempre se criticó mucho el uso caprichoso o antojadizo de este procedimiento. Algunos que tienen mucho poder han accedido al proyecto y se han hecho programar cualquier excentricidad... la ingeniería egipcia desde los primeros faraones hasta la invasión romana, la mística medieval, la filosofía presocrática... incluso catálogos enteros de pinturas del renacimiento, con espectrogramas completos. Uno de los magnates de Siglo XIX se hizo programar toda la obra psicológica desde Nieztsche hasta nuestros días. Hubo muchas oposiciones al respecto pero al final se salió con la suya. En cualquier caso todos los que anhelan poseer en su interior todos esos conocimientos lo hacen siempre con el motivo de sacarles algún provecho fáctico, y al márgen de consideraciones de utilidad de esos conocimentos, está aún por demostrar que realmente pueden desarrollarse de forma asociativa, creativa y evolutiva como ocurre con las experiencias ordinarias sensibles.

Nuestro chico rubio por el momento parece muy introvertido, cosa que me agrada, aunque desde luego debe proceder de un buen estatus.


1 Comments:

Anonymous Oo said...

"ganarse la vida"????!!!!

absurdo

la vida ya la tienes

qué hay que ganar?

acabemos ya con esa frasecita castrante y PER VERSA

la vida hay que crearla, re crearla, inventarla, darle nacimiento en nuestras mentes vientres y ofrecernosla a nosotros y a todos de nuestras manos

ñañaña

6:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home